A algunas personas no les importa esa imagen “fuera de temporada”, pero
sé que a mí me gusta parecer un físicoculturista serio todo el año. El
exceso de grasa puede tener sus efectos negativos.

Científicos han llegado a la conclusión de que el tejido adiposo no es solamente un tejido de almacenaje inerte.

Varias adipocinas secretadas de la adiposidad, como TNF-Alfa, pueden
reducir la sensibilidad a la insulina en otros tejidos como por ejemplo
tus músculos. Esto no sólo provoca que la grasa se acumule más
fácilmente, sino que te priva de la habilidad para beneficiarte de los
efectos anabólicos y anticatabólicos de la insulina, pues algunas de
estas adipocinas pueden causar además que se pierda la masa que has
construido, al estimular los caminos involucrados en el desglose de la
proteína muscular.

Con los datos antes mencionados, la mentalidad de  “sólo come sin
preocuparte” no es la manera de crecer, salvo que desees cambiar un
abdomen marcado por uno más redondito y acolchonadito.

La pregunta surge: ¿Cómo puedo limitar el aumento de grasa mientras gano
músculo? Durante años he encontrado que la creación de masa muscular
cíclica es muy efectiva para aumentar la masa muscular sin grasa. Esto
consiste en rondas cortas (4-12 semanas) de generar volumen, combinado
con rondas más cortas (2-4 semanas) de esculpir y recortar. Al hacer
ciclos entre volumen y marcaje corporal, tomas ventaja de los diferentes
cambios metabólicos que ocurren en respuesta a este proceso,
desacostumbras a tu cuerpo y optimizas la respuesta corporal con estos
cambios.

Cuando empiezas a marcar después de una época de aumento, estás en el
mejor momento para perder grasa, pues hay varios factores a tu favor…

Tu tasa metabólica está elevada significativamente por estar en un
excedente de calorías, al elevar los niveles de la T3, leptina y otras
hormonas que tienen que ver con la tasa metabólica y la oxidación de
grasas; todas se elevan para deshacerse de las calorías que has
ingerido, así cuando empiezas a cortar las calorías rápidamente pierdes
grasa porque todos estos factores todavía están elevados y trabajando a
tu favor; tu tasa metabólica se encuentra hasta arriba y está quemando
muchas calorías.

No obstante después de algunas semanas o meses, tu cuerpo se empieza a
adaptar a la reducción de las calorías al disminuir la T3, leptina y
otros factores que causarán la tasa metabólica disminuya y se corte la
pérdida de grasa.

Por el contrario, estoy seguro de que muchas personas han notado que
ganan una talla muy fácilmente cuando empiezan a incrementar las
calorías después de una etapa de marcaje. Esto se debe a que la
restricción de calorías incrementa la sensibilidad de la insulina. El
incremento de la sensibilidad de la insulina en el tejido muscular
ayudará a partir las calorías hacia los músculos y no hacia la grasa, lo
que hace más fácil ganar masa muscular con relación a la grasa.

PRUEBAS CIENTÍFICAS…

Investigadores estudiaron el efecto de los excedentes de calorías
cíclicas con las restricciones intermitentes vs ad líbitum simple (todo
lo que los sujetos deseaban comer), alimentando a ratones.

Los ratones en el grupo cíclico tuvieron sus calorías restringidas en un
50% durante una semana, seguido por un periodo de dos semanas de
realimentación ad líbitum.

Algunos de los sujetos en el grupo cíclico también recibieron leucina suplemental y fenilalanina durante el experimento.

Después de un total de 9 semanas, el grupo de calorías cíclicas con
suplementos de leucina y fenilalanina, ganaron más masa corporal magra
(sin grasa) y su nivel de grasa, comparado con los otros sujetos de
estudio, fue mucho menor. Lo anterior pone una alerta al dicho: “come
cualquier cosa sólo por el hecho de crecer”.