Estoy seguro de que muchos estaréis
familiarizados con el uso del magnesio en polvo durante el
entrenamiento. El magnesio en polvo es un producto utilizado
principalmente en la escalada, ya que reduce la sudoración de las
manos, reduce la formación de callos, mejora la adherencia (lo que
nos evita que se nos resbale la barra) y “rellena” los
pliegues de la piel, por lo que la presión que el peso ejerce sobre
las manos estará mejor repartida, por lo que debido a todas estas
cualidades positivas que el magnesio nos ofrece sobre el agarre, no
es de extrañar de que se extendiera rápidamente al entrenamiento
con pesas.


El magnesio líquido ventajas y preparación

El magnesio en polvo tiene varios
inconvenientes si lo comparamos con su versión en líquido, el
primero es que es sumamente difícil de extender correctamente sobre
nuestras manos, el segundo es que ensucia bastante y el tercero es
que es más caro.
Si somos asiduos al uso del magnesio en
polvo para entrenar, seguramente queramos probar su versión líquida,
por lo que a continuación os expondremos un pequeño tutorial de
cómo preparar esta versión de forma casera.

Preparación del magnesio líquido

Primero necesitaremos una serie de
materiales, los cuales son:
  • Carbonato de magnesio (mucho más
    barato y lo podemos comprar en droguerías).
  • Alcohol 96º como base líquida
    (~200cc).
  • Embudo.
  • Resina de colofonia (opcional).
  • Botella de 1-2 litros (por ejemplo
    una de champú).
Una vez tenemos los materiales podemos
empezar:
  1. En el caso de que queramos usar la
    resina, primero debemos machacarla para hacerla polvo y a
    continuación la mezclaremos con el alcohol hasta que se disuelva.
    Todo esto ya en la botella de mayor capacidad.
  2. A continuación pondremos el
    embudo en la botella y echaremos el magnesio dentro de la botella,
    la cantidad de magnesio que usemos dependerá de cómo nos guste la
    densidad de este, recomiendo que tenga una densidad similar al del
    jabón líquido. Debemos de ir agitando la botella para que todo se
    mezcle correctamente.
  3. Debemos de ir comprobando
    constantemente la densidad echando un poco sobre nuestras manos
    hasta que alcancemos la concentración deseada, una vez terminado
    simplemente tendremos que echarlo sobre nuestras manos cada vez que
    entrenemos y ya está, cómodo, simple y rápido.

Resumiendo

El uso de magnesio líquido es
algo que os gustará bastante si realizáis bastantes ejercicios como
el peso muerto, clean and jerks, dominadas, remos con barra, etc…
así que si queréis mejorar vuestro agarre y con ello la experiencia
de vuestro entrenamiento, os recomiendo que lo probéis.