Cuando vamos a hacernos una analítica por lo general nos
mandan una bioquímica general la cual nos muestra los siguientes valores:

  • Glucosa
  • Urea, proteínas totales, urato, creatinina
  • Calcio, Fosfato, Magnesio, Potasio, Sodio
  • Bilirrubina total y directa, AST, ALT, GGT,
    Colinestirasa, fosfatasa alcalina
  • Colestetrol HDL, LDL, total y triglicéricos 

Teniendo estos valores en cuenta podemos ver el estado
general de salud de un individuo de forma bastante clara.

En muchas, yo diría que demasiadas ocasiones podemos
encontrarnos con algún valor alterado dentro de esta analítica, por lo que a
continuación de los siguientes artículos hablaremos de los métodos que podemos
llevar a cabo para poder lleva de vuelta “al rango” los valores alterados.

Corrección de los valores básicos de una analítica

Glucosa
Los niveles de glucosa en ayunas es una excelente forma de
ver cómo está nuestra resistencia a la insulina, un valor por encima de los 110
mg/dL nos dice que padecemos el síndrome de resistencia a la insulina también
conocido como pre-diabetes y valores por encima de los 126 mg/dL están
considerados como diabetes.
Para mejorar este marcador debemos de realizar lo siguiente:
  • Reducir nuestro porcentaje graso.
  • Añadir ejercicio físico a nuestra rutina diaria.
  • Reducir nuestro consumo de grasas saturadas e
    incrementar el consumo de monoinsaturadas y PUFAS.
  • Dar preferencia a los alimentos con bajo IG.
  • Incrementar nuestro consumo de fibra dietaria.
  • Añadir suplementación con canela, picolinato de
    cromo, aceite de pescado…
  • Erradicar el consumo de alcohol.
Urea, proteínas
totales, urato, creatinina 
Indican el estado general del sistema renal y dependiendo
del valor que esté alterado deberemos de seguir unas pautas u otras.
Urea (Esta puede
verse afectada por la realización de una actividad física intensa 48 horas
antes de la extracción)
  •  Incrementar la ingesta de agua.
  •  Reducir el consumo de proteínas.
Proteínas totales
(normalmente un valor alterado suele indicar la existencia de alguna patología)
  • Incrementar el consumo de agua
  •  Reducir nuestro estrés hepático, generalmente
    añadiendo algún regenerador como la silimarina.
Urato
  • Reducción del consumo de alimentos altos en
    purinas como el pescado azul.
  • Incrementar el consumo de vitamina C.
  • Eliminar el uso de AINEs.
Creatinina (puede
verse afectada por el consumo de suplementación con creatina)
  • Incremento de la ingesta de agua