fbpx

A día de hoy, muchos culturistas y entusiastas del fitness y la hacen todo su juicio sobre los carbohidratos basándose en su índica glucémigo
(IG). Varios confundadores desafían su validez y aplicación estricta,
ya que los datos del IG no son perfectos ni consistentes. Consideremos
los siguientes hechos, y volvamos a meditar sobre el IG, reevaluando lo
que pensamos acerca de él.



Un Cambio en la Definición


La definición simplista del IG es que se trata de la capacidad de un
alimento para elevar el azúcar en sangre, lo cual casi automáticamente
se entiende en términos de la entrada de glucosa en sangre. Sin embargo,
investigaciones realizadas por Schenk y sus colegas mostraron que la
velocidad con la que desaparece la glucosa de la circulación sistémica
es un importante factor que determina el IG, no solamente la velocidad
de entrada en circulación (1). Encontraron que el índice glucémico más bajo de los cereales de salvado se debía a un pico más rápido y temprano de insulina
que barría la glucosa fuera de la circulación, no a una entrada de
glucosa más lenta como se suponía. Aunque esto es una especulación, este
fenómeno podría tener implicaciones en el descenso del rendimiento (es
decir un efecto rebote de hipoglucemia) en individuos sensibles, si se
comen alimentos de este tipo a mala hora con respecto al entrenamiento.


Determinación Contra Aplicabilidad


Los valores del IG se determinan en un estado de ayunas después de
dormir, utilizando alimentos aislados. Esto no refleja la vida real,
donde la digestión y la absorción de las comidas previas, así como el
contexto en que se toma el alimento, pueden alterar el índice glucémico
drásticamente.


Factores que Afectan


La intervención de muchas variables puede tanto aumentar como hacer
disminuir el IG, y es difícil controlarlas. La acidez aumentada, la
presencia de fibra, grasa y ciertas comidas con proteína pueden reducir
la respuesta glucémica. El reducir las partículos, una mayor madurez, y
el calor al cocinar pueden elevar la respuesta glucémica.


Disparidad en la Carga Glucémica


La Carga Glucémica (CG) que es la cantidad de carbohidratos por
servicio o unidad de volumen, no es siempre directamente proporcional al
índice glucémico. Por ejemplo, el melón tiene un IG de 72, que es
considerado alto. Los defensores de los carbohidratos con IG bajo han
denostado el melón sin darse cuenta del hecho de que tiene una carga
glucémica relativamente baja, aproximadamente 6 gramos de carbohidratos
por 110 ml en un servicio. La misma disparidad de IG se aplica a las
zanahorias, patatas e incluso a las bebidas deportivas como el Gatorade.


Disparidad en el Índice de Saciedad


Los alimentos con bajo IG han sido asociados con una mayor saciedad,
pero la mayoría de estos datos se extraen de diseños experimentales con
comidas únicas. Los estudios a largo plazo sobre el IG y la saciedad
están en conflicto, y no siempre se controla la cantidad de energía
ingerida o la densidad de energía de la comida testada (2).
En el estudio más largo hasta esta fecha (2006) sobre el IG y la
saciedad, Kiens & Richter no observan diferencia en la cantidad de
consumo (3). En este estudio
metabólico, se observó una resistencia MENOR a la insulina al final de
la prueba en el grupo que tomo carbohidratos de alto IG. El IG no se
corresponde de forma fiable con el índice de saciedad (IS). El arroz
blanco, pan blanco y las patatas tienen todos IG alto, pero están en lo
más alto en lo que se refiere a retardar la sensación de hambre. De
hecho, el equipo de Holt encontró que las patatas tienen con diferencia
el mayor índice de saciedad de todos los alimentos probados (4).


La Insulina


Las reglas para predecir el IG no ayudan necesariamente a predecir la
respuesta de la insulina. Desafortunadamente para la gente que se
preocupa por el IG, normalmente es la insulina lo que tratan de
controlar. A pesar de tener un IG bajo (entre 15 y 36) la leche y el
yogurt tienen un índice de insulina alto, equivalente al del pan blanco
que tiene a su vez un IG alto (5). Las
Judías al horno, otro alimento con bajo IG, tiene un índice de insulina
de 120. El queso, la ternera y el pescado tienen índices de insulina
que son comparables a los de muchos alimentos con carbohidratos.


Al comer al mismo tiempo la grasa junto con los carbohidratos, se
decelera el vaciado gástrico y por tanto la liberación de glucosa en la
sangre, bajando en definitiva el IG. Sin embargo, el grado de la
respuesta de la insulina a esta combinación lo determina el grado de
saturación de las grasas. Por ejemplo Collier y otros observaron que la
mantequilla ingerida con las patatas provoca una respuesta de insulina
elevada, incluso en sujetos saludables (6, 7)


Alimentos que deberían tener un bajo IG debido a su alto contenido en
grasas no siempre tienen IG bajo. Como ejemplo están las patatas
fritas, galletas, croissants y los donuts. Además estos alimentos
también tienen un índice de insulina alto, presumiblemente porque sus
grasas son mayormente saturadas.


Rasmussen y sus colegas observaron que no se producía una elevación
en la respuesta a la insulina al añadir 40 o 80 gramos de aceite de
oliva, pero se observaba un incremento significativo con 50 y 100 gramos
de mantequilla (8). El equipo de
Joannic observó que la ingestión conjunta de carbohidratos y grasas con
un nivel decreciente de saturación tenía un decremento correspondiente
en la respuesta a la insulina (9). Un
estudio más reciente por Robertson y sus colegas compararon los efectos
de las grasas monoinsaturadas, polinsaturadas y saturadas comiéndolas
junto con carbohidratos y observaron que las grasas saturadas tenían una
mayor capacidad para elevar los niveles de insulina postprandial (10).


Se recomienda a menudo comer proteínas junto con los carbohidratos
para reducir el índice glucémico. Sin embargo, hacer esto no rebaja
necesariamente la respuesta a la insulina. Gannon & Nutall
investigaron sobre diabéticos de tipo 2 y mostraron que el ingerir
requesón y glucosa al mismo tiempo elevaba los niveles de insulina más
allá de lo que estos alimentos eran capaz de hacerlo por separado, lo
cual indica un efecto de sinergia (11).
Van Loon y sus colegas se dieron cuenta de un fenómeno similar cuando
compararon el efecto sobre la insulina de varias soluciones con carbos,
proteínas y aminoácidos frente a soluciones solamente con carbos en
sujetos normales (12). Las soluciones
que contenían leucina libre, fenilalanina y arginina y las bebidas con
leucina libre, fenilalanina y proteína de trigo hidrolizada tuvieron
como resultado la mayor respuesta de insulina (101% y 103% superior,
respectivamente, a la bebida con carbos sólo).



variedad-comidas

Sabores y propiedades para todos los gustos…

IG y Obesidad


Una revisión sistemática de estudios sobre la intervención humana
comparando los efectos de los alimentos o dietas con bajo y alto IG
llegó al siguiente resultado (13):


* En un total de 31 estudiso de corto plazo, los alimentos con IG
bajo quedaron asociados con una mayor saciedad y reducción de la
sensación de hambre en 15 estudios, mientras que en otros 16 estudios se
observó saciedad reducida o ninguna diferencia.


* Los alimentos con IG bajo tomados sin restricción redujeron el
consumo de alimentos total en 7 estudios, pero no en otros 8 estudios.
En 20 estudios a largo plazo (menor de 6 meses), la pérdida de peso en
dietas con IG bajo fue observada en 4 de ellos, y en otros 2 con dietas
de IG alto. Pero no hubo diferencia en 14 de los estudios entre hacer la
dieta con IG bajo o alto.


* Un tratamiento exhaustivo de los datos obtenidos en estos estudios
no mostró diferencias significativas en la pérdida media de peso entre
dietas con IG alto o bajo. En conclusión, la investigación actual no
indica que el tratamiento con alimentos de IG bajo sea superior al
tratamiento con alimentos de IG alto en cuanto a tratar la obesidad.


Más recientemente, Raatz y sus colegas realizaron una prueba
controlada de alimentación aleatoria durante 12 semanas, probando los
efectos del IG y la carga glucémica sobre la pérdida de peso (14).
El periodo de control fue seguido por una fase de 24 semanas de “vida
libre”, en la cual se le dijo a los sujetos que continuaran con sus
tratamientos dietéticos respectivos fuera de las condiciones
supervisadas del laboratorio. La manipulación del IG y la CG no
consiguió marcar la diferencia en ninguna de las fases experimentales.
Como resultado de la prueba de 36 meses, los investigadores concluyeron:
“En resumen, reducir la carga glucémica y el índice glucémico en las
dietas de pérdida de peso no proporciona ningún beneficio añadido
evidente a la restricción de energía (calorías) a la hora de mejorar la
reducción de peso en sujetos obesos”.


Conclusiones (por ahora)


El índice glucémico (IG) nos da algunas pistas del comportamiento de
ciertos alimentos, pero solamente eso. Se produce una aplicación exitosa
del IG más consistente cuando utilizamos fuentes con IG alto para
mejorar la velocidad de la glucogénesis post entrenamiento, y eso es
todo. Los alimentos con carbohidratos es mejor juzgarlos en base a su
grado de procesamiento, refinamiento o alteración de sus
micronutrientes, no en base al IG ni incluso en base a la carga
glucémica (CG).


No es necesario hacer “discriminación de alimentos”. Un ejemplo de
esto es evitar las patatas en base al IG. Esto es muy frecuente y el que
hace la dieta se enorgullece pensando que está siendo prudente. Lo importante es darse cuenta de que todos los tipos de comida en la naturaleza tienen perfiles de nutrientes únicos,
por tanto se pueden obtener de cada uno de esos tipos beneficios
nutricionales que son únicos. La matriz natural de tejido animal y
vegetal no puede ser reproducida en el laboratorio, y por eso hay muchos
agentes beneficiosos que no están identificados en, por ejemplo, una
humilde patata. A modo de curiosidad, estas superan a los plátanos en
potasio y en concentración de vitamina C. Sin mencionar que producen
hidratación y que es una fuente completa de almidón.


La saciedad, densidad de los micronutrientes, respuesta a la insulina
y los factores alrededor que alteran el movimiento de la glucosa son
parecidos a la tirada de un dado en términos de certeza y fiabilidad de
fondo del índice glucémico. Como todo en la ciencia (y especialmente en
el turbulento caldero que es la ciencia nutricional aplicada) no es tan
simple.

Fuente: http://www.masfuertequeelhierro.com/blog/2013/11/el-indice-glucemico-sirve-de-algo/

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad