fbpx


Un grupo de investigadores de la Universidad de Jyvaskyla-Finlandia
descubrió que el efecto estimulante del suero de leche a nivel molecular
no tiene nada que ver con la inhibición de la miostatina, sino que todo
tiene que ver con la activación de la enzima de crecimiento Cdk2; la
conclusión a que llegaron es que los atletas acumularían más masa
muscular y fuerza si ingieren 15 g de Whey Protein antes y otros 15 g
del suplemento después de la sesión de entrenamiento. 


Los resultados de los estudios muestran que el entrenamiento de fuerza
es más eficaz cuando se combina con la proteína adicional, por ejemplo
en forma de suero de leche; esto es lógico, ya que los músculos
entrenados necesitan aminoácidos extra para la recuperación y el
crecimiento, pero los finlandeses tenían curiosidad sobre si podían
demostrar el efecto de las proteínas adicionales a nivel molecular.


El entrenamiento de fuerza reduce la producción del músculo inhibidor de
proteína miostatina, y se especuló que la ingesta de proteínas de suero
de leche cerca de un entrenamiento podría suprimir aún más la
producción de miostatina.


– Trabajaron con 10 hombres de 20 años y los indujeron a no hacer nada durante un periodo de 21 semanas.


– Otro grupo de 10 jóvenes realizó un entrenamiento de fuerza dos veces
por semana durante el mismo periodo, usando un placebo como suplemento
de prueba.


– Un tercer grupo realizó el mismo régimen pero usó los 15 g de suero de leche antes y después del entreno de fuerza.


Usando la tecnología de resonancia magnética, mostraron que después de
21 semanas, los hombres en el grupo que usaron el Whey Protein habían
construido los músculos más voluminosos que los hombres en el grupo de
placebo; como entrenaron las piernas, se observó un aumento notable en
la circunferencia del vasto externo del cuádriceps y este crecimiento
fue más rápido que en el grupo que usó el placebo, además el uso del
suplemento dio lugar a un aumento de la resistencia estática y dinámica.


La administración del Whey Protein no dio lugar a una disminución en la
producción de miostatina, aunque hubo un descenso; entonces se piensa
que la ingesta del suero de leche no tiene nada que ver con la
miostatina, pero tiene que ver con el ciclo celular quinasa dependiente
de la ciclina 2 (cdk2), que es una proteína que juega un papel clave en
el ciclo de vida de las células.


El Cdk2 está implicado en el crecimiento de las células jóvenes y el
aumento en la expresión genética del cdk2 sugiere una respuesta mayor de
activación de las células proliferantes cuando se usa la proteína del
suero de leche, lo cual es ventajoso para la hipertrofia del músculo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad