La suplementación con
Carnosina (No Beta-alanina, al menos en este RCT), disminuye los
niveles de glucosa en ayunas, triglicéridos, productos finales de
glicación avanzada (AGEs) y los niveles de factor de necrosis
tumoral-α (TNFα)… al menos en pacientes con diabetes tipo 2.

En este ensayo clínico
aleatorizado
, a doble ciego y controlado con placebo, 54 pacientes
con DT2 fueron reclutados y asignados o al grupo de intervención (n
= 27, recibiendo 2 cápsulas de 500mg de L-carnosina cada una) o al
grupo de control (n = 27) .
Se recolectaron muestras
de sangre así como información de las ingestas dietéticas al
inicio del estudio y después de las 12 semanas de intervención. La
suplementación con l-carnosina produjo una disminución
significativa en la masa grasa y un aumento en la masa libre de grasa
en el grupo de intervención en comparación con el grupo placebo
(1,5% y 1,7%, respectivamente) (p <0,05).

Hubo una
reducción significativa de la glucemia en ayunas (13.1 mg/dL);
hemoglobina glicosilada (.6%); y de los niveles séricos de
triglicéridos (29.8 mg/dL), carboximetil lisina (91.8 ng/mL) y
factor de necrosis tumoral-α en el grupo l-carnosina en comparación
con el grupo placebo (P <.05).

En el grupo de
L-carnosina, se observó una reducción significativa en los niveles
séricos de pentosidina (2,8ng/ml) en comparación con los niveles
basales (p <0,05).

Curiosamente, estos cambios ocurrieron
en ausencia de diferencias significativas en la ingesta dietética,
índice de masa corporal, presión arterial sistólica y diastólica,
niveles de insulina en ayuno, evaluación del modelo de homeostasis
de la resistencia a la insulina y secreción (HOMA-IR), colesterol
total, colesterol LDL, colesterol LDL, sRAGE, interleucina (IL)-6 e
IL-1β entre los grupos después de ajustar los valores basales y las
covariables (P>.05).

Los autores concluyeron que:
“Colectivamente, la l-carnosina redujo la glucosa en ayunas, los
niveles séricos de triglicéridos, los AGEs y el factor de necrosis
tumoral α sin afectar a los niveles de sRAGE, IL-6 e IL-1β en
pacientes con T2D”.

¿Se podría conseguir lo
mismo con Beta-Alanina?

Aunque no hay ningún estudio, al
menos que yo conozca, que muestre mejoras significativas similares,
existe al menos, evidencia que muestra que los pacientes con DMT2
generalmente tienen niveles anormalmente bajos de carnosina en el
músculo (2), si este fuera el mecanismo, aquí la Beta-Alanina
también debería proporcionar efectos beneficiosos similares.
Esto también demostraría
que el tomar directamente Carnosina sería igual o más efectivo que
el emplear suplementación con Beta-Alanina para tal fin, debido
especialmente a la vista de estudios que muestran que la
suplementación con Beta-Alanina ofrece mejoras transitorias en el
rendimiento a corto plazo, aunque no a largo plazo si se mantiene
dicha suplementación (3).
Imagen 1: PureBulk, sin duda una propuesta interesante para adquirir tus suplementos en polvo y en grandes cantidades, ahorrando bastante dinero a medio y largo plazo, lo mejor de todo es que no hay problemas con Aduanas y tarda aproximadamente 2 semanas en llegar, al menos con paquetes que pesen menos de 1,8kg ;). Clic en la imagen para agrandar.
Además, la carnosina no
solo tiene efectos positivos sobre el tejido muscular. Según
estudios realizados en la década de los noventa, la carnosina
“rejuvenece” las células envejecidas, hace que las células
sean más resistentes a la formación de placas como sucede en la
aterosclerosis o el Alzheimer y también, la carnosina protege contra
la glicación, por lo tanto, ayuda a combatir los problemas
relacionados con el envejecimiento y el mal control de la glucosa,
como las enfermedades oculares y la formación de arrugas (4).

Referencias