La mayoría de los que asistimos al
gimnasio sigue una dieta acorde con la actividad que realiza, y es que
es muy importante que dotemos al organismo de los nutrientes que
necesita
para poder hacer frente a la actividad deportiva. Por
este motivo la gran mayoría echa mano de los complementos, pero es
importante que tengamos en cuenta lo que estos nos aportan, pues muchos
los tomamos sin saber exactamente para que sirven.

El
complemento más habitual en cualquier gimnasio son las proteínas que se
supone nos sirven para ayudarnos a aumentar el tamaño de las fibras
después de entrenar
y comenzar así una recuperación más rápida de los músculos. Pero lo que no sabemos es que existen diferentes tipos de proteínas por su origen.
Nosotros vamos a diferenciar entre proteínas de origen animal y las de
origen vegetal, pues son totalmente diferentes y nos aportan distintas
cosas.

Las proteínas de origen animal también llamadas de suero, son las que más se utilizan por la gran mayoría de los que las toman,
y es que se supone que son las que más nos ayudan a crecer. Este tipo
de complementos suele estar enriquecido con hidratos de carbono que nos
aportan, además de proteínas, un alto número de calorías. Este punto no
lo tenemos muchos en cuenta, ya que pensamos que al ser un alimento
deportivo no nos engordará, pero si no tenemos cuidado podemos engordar
mucho si tomamos grandes dosis de este tipo de complemento, y es que es
cierto que después del ejercicio hay que reponer glucosa, pero hasta un
límite, ya que lo que esté de más nos engordará.

Por otro lado
tenemos las proteínas de origen vegetal, que se extraen de plantas como
la soja, que tienen un alto contenido proteico que el cuerpo asimila con
gran facilidad. Pero es importante que tengamos en cuenta que la soja además contiene altas dosis de estrógenos, es decir, hormonas femeninas,
que en exceso pueden tener una serie de efectos en nuestro cuerpo. Por
norma general este componente lo que hace es que nuestro cuerpo tienda a
acumular líquidos en los tejidos, algo que va en contra de lo que
perseguimos con nuestro trabajo en el gimnasio, ya que esto nos tapa el
músculo y da la sensación de que estamos más gordos de lo que realmente
estamos.

Por esto es importante
que sepamos el tipo de complemento proteico que tomamos, ya que todos
tienen sus pros y sus contras. Como siempre decimos, todo en exceso
acaba por ser malo
. Es importante que a la hora de comprarlos nos
dejemos aconsejar por el vendedor, que es el que mejor nos sabrá
informar sobre los beneficios de cada complemento.